Bienvenidos a mi rincón Yaoi, aquí pueden encontrar mis traducciones de Relatos Homoeróticos y Mangas Yaoi ademas de mis recomendaciones de Anime.

Hitorijime my hero cap 3

24 de diciembre de 2015

Esperando a Santa

Hola mis apasionados, hoy es Nochebuena Santa ya esta llegando con sus regalos, y para hacerles mas corta la espera aquí les dejo otro corto de Eric y Jim para que pasen un buen rato con las escapadas de estos dos, mas tarde llega el regalo de Santa, pero mientras tanto aquí los dejo en buena compañía, tengan una linda tarde.



Space Cowboys 2


Autora: Mell Eight
Genero: M/M, sci-fi, miniserie, historias cortas
Capítulos: 2 / 6
Traducción al Español: Hime-chan
Blog: Apasionada por el Yaoi


Esposas de la calamidad


Eric yacía de espaldas, jadeando sin poder hacer nada mientras luchaba por el control suficiente de su cuerpo para poder hacerse cargo de Jim. Una vez que él pudo ver bien y cerrar los dedos en un puño confiable, Eric tomo las tijeras que esperaban en la pequeña mesa al lado de su cama compartida y se puso a trabajar.

La cinta aislante se desprendió limpiamente del poste de la cama y Jim bajó con gratitud sus manos a su pecho. Eric corto con mucho cuidado a través de la cinta uniendo las muñecas de Jim y se abalanzó por un beso una vez que su amante estuvo libre.

Jim devolvió el beso con entusiasmo, labios y lengua reconfortantes contra su amante y captor. Finalmente, Jim se apartó.

―Acurrucarse más tarde, ―el inhalo―. Ahora sacame esta maldita cinta, por favor.

Eric se rió con una voz profunda y saciada. Él acarició el cuello de Jim y se apartó para acabar con las tijeras. Agarró suavemente el borde de la cinta rodeando la muñeca derecha de Jim y le dio un pequeño tirón.

Jim siseo. ―Está bien, ay, ―él se quejó.

―¡Lo siento! ―Eric se quedó sin aliento. Le dio otro tirón experimental a la cinta y rápidamente renunció ante el grito en respuesta de Jim.

―Bueno, ―dijo Jim mientras se sentaba―. La cinta mató a mi resplandor. Tachemos esto de la lista de cosas divertidas que añadir durante el sexo.

―Yo me divertí mucho, ―Eric ronroneó, su resplandor no totalmente disminuido a pesar del dolor de Jim.

Jim se encogió de hombros. ―Seguro, durante fue divertido, ―dijo con indiferencia, pero no pudo evitar que sus ojos se oscurecieran al pensarlo―. Pero si no podemos conseguir sacar las restricciones luego entonces es menos divertido.

Eric suspiró. ―Bien. Entonces, ¿qué hacemos?

Jim apoyó la cabeza en el hombro de Eric y miró a su amante a través de sus pestañas. ―Hay un poco de WD-40(1) en el hangar de reparaciones.

―¡Oh, no! No vamos a colarnos en el hangar sólo para conseguir sacar un poco de cinta.― Eric sacudió la cabeza con vehemencia.

Jim puso mala cara. ―¿Por qué no? No puedo dormir con estas cosas en mí. Y yo no puedo ir mañana a trabajar con joyería no removible.

Eric miró las muñecas de Jim y la cinta adhesiva pegada a su piel. Jim estaba en lo cierto, la cinta tenia que ser retirada. Pero ¿tenian que colarse en el hangar para hacerlo?

―Bien, ―Eric suspiró mientras se levantaba de la cama para encontrar sus boxers.

El WD-40 estaba en la caja de herramientas correcta, para gran placer de Eric, ya que significaba que no tenían que buscar en todo el hangar por la pequeña botella. La habitación tenía la capacidad para albergar a dos o tres naves espaciales de tamaño completo y se mantenía oscurecida aparte de la iluminación de emergencia después de horas. Si la caja de herramientas no hubiera estado en el estante correcto y el aceite no hubiera estado dentro de esa caja, habrían estado buscandolo durante horas.

Bajo la escasa luz roja de la señal de salida y la bombilla sobrecargada que continuaba ardiendo para las rondas del guardia de seguridad encontraron la botella de aceite y se pusieron a trabajar.

Eric extendió una línea de aceite a lo largo de la línea que separa la piel de Jim y la cinta adhesiva pegada mientras Jim despega la cinta. Fue un proceso lento y desordenado, pero fue lo suficientemente eficaz que durante unos minutos Eric pensó que podrían terminar e irse desapercibidos.

―¡Quietos!

Eric y Jim se congelaron cuando el grito resonó en el espacio cavernoso. Un reflector destello y se movió para brillar directamente sobre ellos, cegándolos para ver quien los había atrapado esta vez. Las maldiciones les dieron una pista rápidamente.

―Ustedes idiotas, ―su capitán maldijo, exasperación y un poco de alivio al no tener que hacer frente a ladrones para coloreaban su voz―. ¿Trago uno de ustedes la llave de las esposas de nuevo? Bueno, los corta cadenas están a lo largo de la pared del fondo. Idiotas, ―agregó en voz baja.

―No, ―Jim respondió mientras Eric pensó en deslizarse debajo de la mesa―. Nos dimos por vencidos con las esposas después de esa última pizca de diversión tragando metal.

Habían sido atrapados en sus boxers, apestando y viéndose como si hubieran tenido buen sexo recientemente, y con la evidencia de su diversión pegada a Jim. Mientras que Eric estaba sumamente avergonzado, Jim estaba haciendo alarde de la cuestión. Tal vez cinta adhesiva alrededor de su boca habría sido una buena idea. Sólo, que eso habría hecho el besar difícil. Y el sexo sin los fuertes gemidos de Jim no era tan satisfactorio.

―Estamos haciendolo bien con el WD-40, ―añadió Jim mientras le mostraba sus muñecas al capitán.
Eric oyó el gruñido de exasperación del capitán. ―Mi mejor equipo y ellos son un par de gays kinky, ―suspiró―. Tomen la maldita botella y vuelvan a su habitación.

―Gracias, capitán, ―dijo Jim. Agarró la botella de WD-40, la mano de Eric, y se dirigió a la salida.

―¡Oh! ―el capitán llamó―. Y para que lo sepas, tengo que escuchar sus cintas de trabajo después de cada caminata espacial. ¿Podrían por favor mantenerlo ATP(2) la próxima vez?

Eric gimió y comenzó a caminar más rápido, pero Jim se limitó a sonreír.

―Eso fue bastante ATP, señor, ―dijo Jim―. Además, esta en el reglamento probar el trabajar en condiciones difíciles durante una situación de rutina de vez en cuando.

―Lo apuesto, ―el capitán se quejó.

Eric sacó a Jim fuera del hangar antes de que su parlanchín y sin censura amante pudiera abrir la boca de nuevo.




(1)Es la marca comercial de un hablandador y lubricante.
(2)Apto para Todo Publico.


Nos vemos esta Noche

8 comentarios:

  1. Hola Hime-chan
    Que Dios te colme de bendiciones y tengas una Feliz Navidad, besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Hime-Chan. Jjajaja que malo es Jim. Me gusto mucho. Besos

    ResponderEliminar
  3. Jajaajajja me encanta esta pareja es super linaaaa ❤💗💗💗

    ResponderEliminar
  4. Hola Hime, cada vez se pone mejor la histoira, muchas gracias por compartirla. Un abrazote y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  5. ¡Feliz navidad!.. nuevamente jajaj y gracias por el nuevo aporte.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por el nuevo obsequio Hime-Chan y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias x el nuevo corto Hime-chan, muy bueno *o*

    ResponderEliminar
  8. Gracias por los cortos Hime-chan,feliz año nuevo!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...